SOCIALIZACIÓN del cachorro

Los cachorros en su etapa sensible de socialización aprenden a relacionarse con individuos de su misma especie (contacto homoespecífico) y de otras especies (contacto heteroespecífico). Es en este momento cuando generan una “impronta” (imprinting) o una “huella” de aquellos individuos que le son familiares. La impronta es fundamental para reconocer a sus congéneres, y en un futuro buscar una pareja sexual entre los individuos de su especie.

Asimismo, si durante esta etapa son enfrentados con individuos de distintas especies (y características), un futuro encuentro con otros individuos de esa especie o característica no les generará miedo.

Por lo antedicho es importante que el cachorro de entre 3 y 12 semanas de edad, conozca la mayor cantidad de especies e individuos distintos posibles. Entonces, si tiene la oportunidad, enfrente a su cachorro con otros perros (de distintas edades, razas, sexo), con gatos, aves, tortugas u otros animales domésticos y con personas.

Con respecto al contacto con seres humanos, es fundamental que el cachorro sea puesto en contacto con personas de distintas edades, e incluso razas o etnias. Tenga en cuenta que los perros no reconocen a los bebés y niños como infantes de la especie humana, sino como una especie diferente. Por eso, no crea que si su perro está habituado al contacto con adultos, reaccionará correctamente al enfrentarse por primera vez con un bebé, un niño o un adolescente.  Para evitar problemas futuros, intente que su cachorro esté en contacto desde muy joven con bebés, niños, adolescentes, adultos y ancianos. Durante estos contactos, asocie una acción placentera para el cachorro (juego, caricias) o refuerzo (premio), que incluso pueden ser suministradas por los sujetos que le son presentados.

Dra. Marina Snitcofsky

Dra. en Ciencias Veterinarias Marina Snitcofsky, Especialista en Etología Clínica Veterinaria*. marinaveterinaria@gmail.com

(*) La Etología es la rama de la biología que se dedica al estudio del comportamiento de los animales. Se conoce como Etología Clínica Veternaria a la disciplina que estudia los problemas de conducta de los animales de compañía, y que tiene como objetivo el diagnóstico, prevención y tratamiento de los mismos